Con el propósito de dar cumplimiento a los diferentes planes del gobierno, la Fuerza Armada de El Salvador, realizó la incorporación de 1,060 soldados que recién finalizaron su Programa de Adiestramiento Regular de 15 Semanas (PAR 15-1-2019). El evento se llevó a cabo en la Plaza Gerardo Barrios, en San Salvador.

Al acto asistieron el señor Presidente de la República y Comandante General de la Fuerza Armada, Nayib Armando Bukele Ortez junto al señor Ministro de la Defensa Nacional, Cap. Navío DEMN René Francis Merino Monroy, Jefe del Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada Cnel. Ing. DEM Carlos Alberto Tejada Murcia y autoridades militares.

  Durante su discurso el señor Presidente de la República y Comandante General de la Fuerza Armada expresó “en nombre del pueblo salvadoreño y como su Comandante General les doy la bienvenida a la Fuerza Armada sobre sus hombros esta la gloria de nuestra institución, sobre sus armas esta la gloria de nuestro país, estemos a la altura de lo que población espera de nosotros, yo estoy seguro, estoy más que seguro que estaremos a la altura de lo que la población espera de nosotros y que podremos lograr las misiones encomendadas”.

  Los nuevos reclutas formaron parte del PAR 15-1-2019, quienes se comprometieron a servir a la Patria con honor, disciplina, lealtad y ofrendar su vida en caso de ser necesario; el personal de tropa culminó su adiestramiento y pasaran a  desempeñar sus labores en diferentes unidades de la Fuerza Armada incluyendo tareas de seguridad pública enmarcadas en el Plan de Control Territorial.

  Asimismo, para fortalecer la moral y el espíritu de cuerpo, el señor Presidente de la República y Comandante General de la Fuerza Armada, hizo entrega simbólica de uniformes a personal de la Fuerza Armada.

  De esta forma, la Fuerza Armada de El Salvador ratifica su noble compromiso con la Patria y su incondicional servicio a la población salvadoreña, manteniendo un óptimo Nivel de Listeza Operacional, adiestrando integralmente  a los jóvenes que deciden de manera voluntaria prestar su servicio militar, con el fin de llevar seguridad y tranquilidad a las familias salvadoreñas.