El Ministerio de la Defensa Nacional, a través de la Dirección de Logística, en coordinación con la Fiscalía General de República y la Dirección de Armas y Explosivos de la Policía Nacional Civil, realizó el proceso de destrucción de armas correspondiente al año 2019, en cumplimiento al artículo 217 de la Constitución de la República y a los artículos 75 y 76 de la Ley de Control y Regulación de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Artículos Similares.

La destrucción y fundición de armas de fuego se llevó a cabo en la empresa CORINCA, con el propósito de reducir la circulación de armas de fuego ilegales, para contribuir al esfuerzo de minimizar los altos índices de criminalidad, delincuencia y evitar la acumulación de armas de fuego, municiones y accesorios en los almacenes o depósitos a orden de los tribunales ubicados al interior de las unidades militares.

Este año, el total de armas a destruir es de mil 53, que al clasificarlas por su fabricación, 988 son armas convencionales y 65 son armas artesanales. En cuanto al volumen de armas a destruir, los porcentajes se distribuyen así: el 71% son armas cortas o de puño, el 23% son armas largas o de hombro y el 6% restante es de armas artesanales.

En ese sentido, del total de armas de fuego, 633 fueron autorizadas para su destrucción mediante orden judicial, 170 serán destruidas por faltas al Artículo 76 de la Ley de Control de Armas de Fuego y 250 por haber sido entregadas voluntariamente por sus propietarios.

Con este proceso de destrucción de armas de fuego, el Ministerio de la Defensa Nacional cumple el mandato constitucional dispuesto en el Artículo 217 de la Constitución de la República el cual establece que el control y la regulación por parte del Estado en el uso, fabricación, importación, exportación y comercio de armas de fuego, municiones, explosivos y artículos similares corresponde al órgano ejecutivo en el Ramo de la Defensa Nacional.