En horas de la madrugada del 17 octubre, un Policía Militar, de alta en la Brigada Especial de Seguridad Militar, abandonó las instalaciones de dicha Unidad, llevando consigo el arma y equipo asignado.

Así mismo la Fuerza Armada de El Salvador informa que en un trabajo coordinado con la Policía Nacional Civil, el elemento militar fue aprehendido y se recuperó el fusil y el equipo militar con el cual abandonó las instalaciones militares.