La Fuerza Armada de El Salvador celebró el “Día del Arma de la Infantería”, en el departamento de San Miguel, como parte de la fiestas patronales en honor a la Virgen María, “Reina de La Paz” y a la Inmaculada Concepción de María “Patrona de la Infantería” en el día dedicado a los militares.
Las actividades iniciaron con una misa de Acción de Gracias en la Basílica “Nuestra Señora de la Paz”, oficiada por Monseñor Fabio Colindres Abarca, Obispo Castrense, donde se presentaron diferentes ofrendas.

Posteriormente, dio inicio el desfile militar, que recorrió desde la 3ra. Brigada de Infantería, la Avenida Roosevelt hasta las instalaciones del estadio Félix Charlaix, donde 334 soldados juramentaron ante el Pabellón Nacional, como símbolo de entrega y respeto, respeto y servicio a la nación, en una ceremonia presidida por el Jefe del Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada, General Rafael Melara Rivera.

Durante la ceremonia de juramentación, se realizó la condecoración con la Medalla “Orden Militar de la Infantería”, a señores Oficiales, Suboficiales, personal de Tropa, Administrativos y Banda de Música, por su desempeño profesional, entrega y responsabilidad en sus áreas de trabajo. Así mismo se hizo entrega de diplomas de reconocimiento a personal de alta en las diferentes Unidades Militares por cumplir sus 30 años de servicio a la Institución Castrense.

De igual forma se realizó la entrega de medallas y trofeo al personal de la 5ta. Brigada de Infantería por obtener el 1er. lugar en la competencia de Destrezas Militares y al personal del Destacamento Militar No. 1, por ser los campeones del torneo de Volibol, actividades realizadas como parte dela celebración del “Día de la Infantería”.

Posteriormente la Guardia de Honor realizó una serie de ejercicios de fantasía al compás de la Banda de Música Militar, deleitando a los asistentes con diferentes destrezas con las que cuenta este selecto grupo de militares, finalizando con una demostración de saltos de caída libre por parte del Batallón de Paracaidistas.

Las autoridades castrenses felicitan y reconocen la grandiosa labor y el valioso aporte del Arma de la Infantería dentro del Ejército, siendo a través de los años los poseedores de la victoria permanente.