Este 29 de agosto, la Fuerza Armada de El Salvador conmemoró el Centésimo Quincuagésimo Primero Aniversario del Fallecimiento del Capitán General Gerardo Barrios, con diversas actividades encaminadas a honrar la memoria del Insigne Paladín, con el objetivo de mantener viva la tradición y fomentar valores y virtudes que inspiren los ideales de los miembros de la Institución Castrense.

Para dar inicio a las actividades conmemorativas, a las 06:00 de la mañana, se rindieron los honores correspondientes en la Escuela Militar “Capitán General Gerardo Barrios”, Centro de Enseñanza que tiene el privilegio de llevar el nombre del Insigne Paladín.

Posteriormente a las 0900 de la mañana, se realizó una solemne Ceremonia de Colocación de Ofrendas Florales en la Plaza Gerardo Barrios, ubicada en el Centro Histórico de San Salvador, por parte de los tres Órganos del Estado, Fuerza Armada de El Salvador, Gabinete de Gobierno, así como, diferentes autónomas y organizaciones.

Seguidamente, las 11:00 de la mañana, las autoridades militares se desplazaron hacia el Cementerio General Los Ilustres, donde realizaron la colocación de una ofrenda floral, al pie del mausoleo donde descansan los restos del ex mandatario.

Además, el Centro de Historia Militar instaló dos Stands alusivos a la vida y muerte del Cap. Gral. Gerardo Barrios, el primero en la Escuela Militar y el segundo, ubicado en la Plaza Gerardo Barrios, como un merecido tributo a la memoria del estadista.

El Capitán General Gerardo Barrios, falleció el 29 de agosto de 1865, siendo un militar, estadista y político salvadoreño que ocupó la presidencia como senador designado, en junio de 1858, siendo electo presidente para el período 1860-1865.

Entre sus aportes se destaca el promover el cultivo y producción del café a escala nacional; en el ámbito militar se propuso crear una institución armada de carácter permanente, profundizando en la profesionalización del Ejército, contrató instructores militares extranjeros y adquirió armamento, dio los primeros pasos para la creación de la Marina Nacional y la Caballería en El Salvador.

Es así como la Fuerza Armada cada año rinde un merecido homenaje a uno de los más grandes héroes de la Patria, enfocado no sólo en sus propios intereses, sino en el progreso de su pueblo a través de la infraestructura, la educación, el comercio; siendo catalogado como el más progresivo de su época.