Con el objetivo de capacitar al personal militar para cumplir con de las tareas que le sean asignadas, la Brigada Especial de Seguridad Militar (BESM), realizó ayer la ceremonia de inauguración del Curso de Policías Militares No. 38.     Este curso es el segundo que se ejecuta durante el 2016 el cual tendrá una duración de 15 semanas, siendo dirigido a 15 miembros de esta Unidad, ubicada en San Salvador.

En la capacitación se abordarán temáticas tales como: Tareas de Protección de la Fuerzas, Leyes y Reglamentos, Derechos Humanos, Leyes en la Protección de Personalidades Importantes (PPI) Reglamentos a Ley General de Transito, entre otros.

Como parte de la actividad, el Comandante de la BESM y Director de la Escuela de la Escuela de Seguridad Militar de la Fuerza Armada, Coronel de Infantería y Diplomado de Estado Mayor Walter Jacobo Lovato Villatoro, hizo entrega del Banderín con la consigna de graduar solamente a los mejores participantes.

Posteriormente, el señor Coronel Lovato Villatoro dio por inaugurado tan importante curso y ofreció una cálida bienvenida a los alumnos, a quienes exhortó a mantener la divisa que siempre ha caracterizado al personal de tan importante Brigada que es “El Honor”.

La BESM forma parte de las Unidades de Apoyo Institucional de la Fuerza Armada, es la responsable de cumplir las funciones de protección de fronteras y de Policía Militar. Esta última función la desempeña como órgano auxiliar de la administración de justicia militar. Son elementos integrantes de la BESM, los Batallones de Protección de Fronteras, los Batallones de Policía Militar y las Unidades de Apoyo necesarias para el cumplimiento de su misión.

Es así como la Fuerza Armada, busca mantener su nivel de listeza operacional y capacitar de forma integral a los cursantes para que actúen de forma efectiva y eficaz para cumplir con la noble misión de Defender la Soberanía Nacional y la Integridad del territorio, así como, apoyar los planes de Seguridad Pública en zonas de alta incidencia delincuencial, centros penales y pasos fronterizos no habilitados a fin de garantizar la seguridad y bienestar a la sociedad salvadoreña.