Editor's Rating

Como es tradición cada siete de octubre, las autoridades militares celebran el día de la Virgen del Rosario, Patrona, Madre, Gran Mariscala y Protectora de la Fuerza Armada, con una solemne misa realizada en la Iglesia Católica María Auxiliadora “Don Rúa”, oficiada por el Excelentísimo y Reverendísimo Monseñor León Kalenga Badikebele, Nuncio Apostólico en El Salvador y Monseñor Fabio Colindres Abarca,  Arzobispo Castrense.
La Santa Misa inició con el ingreso de 48 estandartes representativos de las diferentes Unidades Militares que conforma la Fuerza Armada de El Salvador y la entrada de la Imagen de la Virgen del Rosario, acompañada por Caballeros y Señoritas Cadetes de la Escuela Militar “Capitán General Gerardo Barrios”.

Durante la eucaristía, personal de la Fuerza Armada presentó ofrendas especiales ante el altar, como un agradecimiento por los dones, el trabajo y las bendiciones recibidas de Dios. Entre dichas ofrendas se pueden mencionar: Uniformes Militares de la Fuerza Aérea, Fuerza Naval y Ejército, una Boina Azul en representación de las misiones de paz y un Manual del Cristiano que contiene la Ley Divina.

Así mismo fue entregado un ramo de flores simbolizando el respeto y  veneración a la Virgen del Rosario y una Lira (Instrumento musical utilizado para santificar el nombre de Dios), una Biblia y un Rosario, por parte de la Asociación de Proyección Social de la Fuerza Armada (APROSOFA), así como, Uvas, Pan, Agua y Vino que representan el fruto de la Vid del trabajo del hombre y simbolizan la unión Espiritual, representando la Sangre de Cristo en la Consagración.

Desde octubre de 2004, la feligresía católica de la Institución Castrense, celebran la Santa Misa en honor a la Virgen del Rosario, declarada Patrona de la  Fuerza Armada, mediante Decreto Ejecutivo y venerada en la Iglesia Católica cada 7 de octubre, con el objetivo de fomentar la Fé Cristiana.