El Ministerio de la Defensa Nacional en coordinación con la División de Armas y Explosivos de la Policía Nacional Civil y Fiscalía General de la República, a través de la Dirección de Logística realizó la destrucción de  armas de fuego, en las instalaciones de la empresa CORINCA, ubicadas en el municipio de Quezaltepeque, departamento de San Salvador.

Las armas de fuego destruidas incluyen todas aquellas decomisadas por diferentes situaciones: Tenencia y portación prohibidas por la ley, alteración de características originales, diferentes faltas a su ley y reglamento y las entregadas por sus propietarios para destrucción.

Representantes del Ministerio de la Defensa, PNC, y FGR, verificaron y validaron las actas, previo a la destrucción. También se hizo presente el Cuerpo de Bomberos de El Salvador como una medida preventiva en caso de incendio.

Entre las armas de fuego destruidas se encuentran 800 armas cortas (pistola, revólver y subametralladora), 405 armas largas (carabina, escopeta y fusil) y 90 de fabricación artesanal haciendo un total de 1,345.

De esta forma se dio cumplimiento a lo establecido en los artículos 75 y 76 de la ley de Control y Regulación de Armas, Municiones y Explosivos y artículo 56 del Reglamento Especial de la misma, estableciendo los controles necesarios  para garantizar que el material no llegue a manos de delincuencia y crimen organizado.