Como Institución Armada, creemos en el Estado de Derecho y lo respetamos, y siempre, sin excepción alguna, cuando un miembro nuestro en servicio activo es requerido por una orden de detención y las autoridades competentes nos lo han solicitado, los hemos puesto a disposición.

  Este ha sido el caso de cuatro Oficiales Superiores a quienes se les ha acusado de varios delitos, caso que fue abierto a solicitud de dos reconocidos miembros activos de la MS que habían asaltado a un Oficial Superior y a su esposa, en su casa de habitación. Nuestros Oficiales, quienes se presentaron voluntariamente, se pusieron a disposición de la Policía Nacional Civil el día 19FEB018, quedando en depósito en la Brigada Especial de Seguridad Militar, para que se siguiera el debido proceso. No obstante, estamos convencidos que las imputaciones que se les atribuían carecían de fundamento, y forman parte, según nuestros informes, de una política de acoso y persecución por parte de la actual administración de la Fiscalía General de la República hacia los militares.

  En ese sentido, tenemos que denunciar una serie de sucesos que nos han afectado no solo a nosotros, sino a la ciudadanía en general; uno de ellos es el uso indiscriminado que hace la Fiscalía del “testigo criteriado” o “anónimos”, que normalmente es el más involucrado en los casos de crímenes y éstos, con tal de salvar su responsabilidad penal, involucran a cualquiera, motivo por el cual, varios efectivos militares a quienes consideramos inocentes, se encuentran purgando penas por señalamientos de pertenecer a organizaciones criminales o grupos de exterminio. También estos ejemplos se dan en la sociedad civil, cuando personas que son acusadas de un delito y que, para no dejarlos ir, la fiscalía gira órdenes de detención administrativas, y se les atribuye cualquier otro delito, aunque no haya pruebas vinculantes, que al final son desacreditadas por los jueces.

  Por estas y otras anomalías, y abusos de poder de la actual administración de la FGR, nos vemos en la necesidad de hacer estos señalamientos en honor al sacrificio y heroísmo que demuestran día a día nuestros efectivos, quienes exponen su vida apoyando a la Policía Nacional Civil, en la lucha en contra del crimen y especialmente por aquellos que ofrendaron sus vidas en el cumplimiento de su misión.

  Finalmente reiteramos nuestro compromiso de servicio permanente al Pueblo Salvadoreño, nuestro respeto incondicional al Estado de Derecho y la lealtad al Gobierno de la República.

EL EJÉRCITO VIVIRA MIENTRAS VIVA LA REPÚBLICA