En correspondencia con su misión constitucional, la Fuerza Armada de El Salvador ha asumido nuevos roles y compromisos, apoyando a la Policía Nacional Civil en tareas de seguridad pública, por ello este día se hace oficial el “Lanzamiento del Protocolo de Actuación Conjunta Entre la Policía Nacional Civil y la Fuerza Armada de El Salvador para la Prevención, Combate al Delito y la Lucha contra la Corrupción, con Estricto Apego a la Ley y Respeto de los Derechos Humanos”.

El Protocolo de Actuación Conjunta entre la PNC y la FAES fue elaborado gracias al apoyo técnico de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), y el apoyo financiero de la Oficina de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley (INL) de la Embajada de los Estados Unidos; tiene como finalidad unificar criterios entre la Policía y la Fuerza Armada en operaciones anti-delincuenciales, asegurando el cumplimiento de la ley y a la vez potenciando la capacidad operativa de ambas instituciones dedicadas al combate de la delincuencia y el crimen organizado.

  Este Protocolo de Actuación Conjunta se convierte a partir de la fecha en el ente rector que rige y plasma todo el buen actuar de la PNC y la FAES; para que éste Protocolo sea del conocimiento del personal militar, se ha iniciado con jornadas de capacitación donde se presentan las herramientas metodológicas para la divulgación e implementación de los procedimientos de actuación en las tareas de apoyo a la seguridad interna.

  La Fuerza Armada de El Salvador reitera su compromiso de continuar con los esfuerzos y el apoyo a la seguridad pública para reducir la incidencia de la violencia y garantizar la seguridad de la población, por ello implementa y desarrolla su trabajo bajo el modelo vigente de seguridad nacional con enfoque integral, considerando que el respeto y la defensa de los derechos humanos es un principio rector del comportamiento de cada uno de sus miembros.